Una presencia insignificante.

Era una tienda de una franquicia conocida de alimentos. De medio tamaño, con doce empleados y una encargada. Desde hacía meses sucedían hechos extraños. Cierta mercancía que se movía de un estante a otro. Botes que caían. Luces que parpadeaban sin motivo de caída de tensión en el entramado eléctrico. Chirridos. El sonido de pisadas donde no había nadie. Zonas donde la temperatura decrecía  varios grados con el resto del establecimiento.

El personal del local, jefa incluida, estaban sumamente inquietos. Se diría que asustados, con varias bajas médicas por ansiedad.

Se revisó la tienda con una médium y un caniche que captaba impregnaciones del pasado.

En este caso no se tardó mucho en determinar que había una entidad, un espíritu, que al morir, permanecía en este plano, sin seguir el camino hacia la luz.

No estaba decidido en hacerlo.

Finalmente era el espíritu del anterior dueño, un ser presuntuoso, de metro y medio de estatura.

Se le comunicó que era insignificante, así que mejor que siguiera adelante.

Eso hizo, no sin antes recalcar que media metro sesenta, no metro y medio.

04b1a-Gurmesindo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s